Piedras Chamán de 4,000 años son descubiertas cerca de Boquete, Panamá

Arqueólogos que trabajan en el Smithsonian en Panamá han descubierto un grupo de 12 piedras inusuales detrás de un albergue prehistórico de roca, cerca del pueblo de Boquete. El descubrimiento representa la evidencia más temprana de prácticas chamánicas en la parte baja de Centroamérica.

En el 2007, Ruth Dickau, becaria post doctoral Leverhulme en la Universidad de Exeter (Inglaterra), desenterró el grupo de piedras en el albergue de roca conocido como Casita de Piedra. Un pedazo de carbón encontrado directamente debajo de éstas, se fechó con radiocarbono y data de 4,800 años. Un segundo fragmento de carbón en un nivel superior del grupo de piedras data de hace 4,000 años.

“No hay evidencia de perturbación o forma de fosa que sugiera que alguien vino, cavó un hoyo y enterró las piedras en una fecha posterior,” comenta Dickau. “El hecho de que las piedras se encontraron en un montículo apretado sugieren que estas probablemente fueron depositadas dentro de una bolsa o canasta, que luego se descompuso.”

Basados en la colocación y la composición inusual de las piedras encontradas, Richard Cooke, científico permanente del Smithsonian en Panamá, sugiere que éstas eran utilizadas por un chamán o curandero.  Stewart Redwood, geólogo consultor determinó que el descubrimiento consistía en una pequeña piedra de dacita dada la forma de herramienta cilíndrica; una pequeña hojuela de cuarzo blanco traslúcido; un cuarzo afilado y un conglomerado de jarositas; un conglomerado de cristales de cuarzo, varios nódulos de pirita que mostraron evidencia de uso; un pedazo erosionado y desgastado de calcedonia, una hojuela de andesita magnética; una piedra grande con una vena de calcedonia; y una pequeña piedra de caolinita magnética erosionada en una forma inusual, parecida a una flor.

“Un aspecto fascinante de este descubrimiento es que estas no son piedras ordinarias, son rocas y cristales comúnmente asociados con depósitos de oros en la Cordillera Central de Panamá y Centro América,” comenta Redwood.  “Sin embargo, no hay artefactos de oro en el albergue prehistórico, y no hay evidencia de que las piedras hayan sido colectadas en el curso de una prospección de oro, a medida que el descubrimiento precede a los objetos de oros más antiguos conocidos de Panamá por más de 2,000 años.  Pero quién colectó las piedras claramente tenía un ojo para piedras inusuales  y cristales con un significado especial cuyo significado se ha perdido.”

Cerca de este sitio vivieron grupos indígenas como los Ngäbe, Buglé, Bribrí y Cabécar, y los ya extintos Dorasque. Los chamanes o curanderos pertenecientes a estos y otros habitantes actuales en Centro y Sur América a menudo incluían piedras especiales entre los objetos que utilizaban en prácticas rituales. Las piedras que contienen estructuras de cristal están ligadas a experiencias transformadoras en muchas de sus historias.

Anthony Ranere de la Universidad Temple en Philadelphia identificó y excavó Casita de Piedra por primera vez durante una inspección arqueológica del Este de Panamá a inicios de los años 70. Descubrió que el pequeño albergue de piedra fue ocupado en repetidas ocasiones por miles de años y utilizado para una variedad de actividades domésticas. Dickau volvió al sitio para expandir las excavaciones de diciembre del 2006 a enero del 2007.

El grupo de Dickau utilizó radiocarbono para fechar carbón de los niveles base del albergue y descubrió que éste fue ocupado por primera vez hace más de 9,000 años, mucho antes de lo originalmente propuesto por Ranere. La investigación de Ruth demostró además que las personas que se habrían beneficiado del conocimiento del chamán practicaban agricultura a pequeña escala de maíz, cazabe y arrurruz, además recolectaban semillas de palma, frutos de árbol y tubérculos silvestres.  Probablemente también cazaban y pescaban en los cerros cercanos y sus arroyos, pero los suelos húmedos en el albergue destruyeron cualquier evidencia de huesos de animal.  Otros grupos humanos pre-ceramicos en Panamá que habitaron en comunidades pequeñas y dispersas a lo largo del Istmo hace 4,000 años comúnmente practicaban estas actividades.

Esta investigación fue autorizada por el Instituto Nacional de Cultura de Panamá y con fondos del Smithsonian y el Consejo Canadiense de Ciencias Sociales e Investigación de la Humanidad.

El Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, con sede en ciudad de Panamá, Panamá, es una unidad de la Institución Smithsonian en Washington, D.C. El Instituto promueve la comprensión de la naturaleza tropical y su importancia para el bienestar de la humanidad; capacita a estudiantes para realizar investigaciones en los trópicos; y fomenta la conservación mediante la concienciación pública sobre la belleza e importancia de los ecosistemas tropicales.