Reencontrarse con la historia en la Catedral Metropolitana

La Catedral Metropolitana es el edificio más representativo del Casco Antiguo de la ciudad, es el templo católico sede de la Arquidiócesis de Panamá y levantarla tardó 108 años; fue construida entre 1688 y 1796 por etapas: la parte frontal fue edificada entre 1688 y 1741. Entre 1741 y 1762 se levantó la estructura de la iglesia. Más tarde fueron edificadas, las torres de 36 metros de altura, entre 1762 y 1796 año éste de su consagración.

Tras el incendio y destrucción de la primera fundación de Panamá en 1671 por el pirata inglés Henry Morgan, la ciudad fue trasladada a partir de 1673 al sitio que conforma el Casco Antiguo, y esto supuso el construir una nueva iglesia. La actual Catedral es heredera de la erigida por el Papa Adriano VI en la que fuera la casa del Cacique Cémaco que se enfrentó a los conquistadores españoles y éstos ofrecieron fundar una población en 1510 dedicada a Santa María de la Antigua en Darién. En el año 1513 fue dictada la Bula Papal que eleva a rango de Diócesis a La Antigua y la iglesia a Catedral, siendo su primer obispo Fray Juan de Quevedo. En 1519 por orden de Pedro Arias de Ávila es abandonada Santa María La Antigua de Darién para trasladarse a la recién fundada Panamá a orillas del Mar del Sur y la Catedral de la nueva población heredó el traslado de insignias, bulas y reliquias, que inicialmente fue hecha de madera.

Su fachada es de piedra labrada, tiene dos torres laterales con incrustaciones de madreperla que brillan con la luz del sol y que la hace tener un brillo especial, las paredes son de piedra, la fachada está tallada en estilo renacimiento con elementos clásicos de decorado, con estatuas de las doce apóstoles, tres naves a las que se acceden directamente por tres puertas desde el frente, para esto hay que subir siete escalones que representan los siete pecados capitales que dejas atrás cuando entras a la Catedral.

El retablo principal fue realizado a fines del Siglo XIX, posiblemente por maestros franceses que trabajaron en la construcción del Canal Interoceánico. Alberga las reliquias traídas desde Sevilla de San Aurelio y San Getulio primero a Darién, luego a Panamá Viejo y de allí al sitio actual. Las campanas datan del siglo XVIII obsequiadas por antiguos obispos panameños que habían sido trasladados a Sur América cuando las originales quedaron inservibles al derretirse parcialmente en el incendio de 1737.

La Catedral Metropolitana es el único edificio colonial con cúpula. Posee una Cripta de los Obispos y tiene diez ventanas grandes que están adornadas con vitrales del siglo XX influenciados por el arte decorativo. La Arquidiócesis de Río de Janeiro obsequió las lámparas de bronce con diseño tradicional. Los retratos en óleo de los Obispos que la han presidido decoran las paredes a lo largo de las naves laterales.

Existen algunos cuadros con frases de amor y de paz recordando los momentos buenos en esa época.

Es la iglesia donde los Presidentes de la República hacen todos los actos protocolares, también es donde reposan los restos mortales del prócer panameño el General Tomás Herrera, quien fuera Jefe de Estado del Estado Libre del Istmo, actual Panamá, durante 1840 y 1841.

Sin duda es un lugar para el reencuentro con la historia, le permitirá entrar en contacto con las raíces culturales y el pasado colonial de esta ciudad, venga y acérquese al lado oeste de la Plaza Mayor del Casco Antiguo de Panamá.