Cinco motivos para viajar a Panamá este verano

Panamá se ha convertido, en este 2012, en un destino de moda. Su riqueza y variedad cultural, la fauna y flora autóctonas, la diversidad de paisajes y de posibilidades que ofrece el país para todo tipo de turistas y bolsillos hacen de Panamá un destino con un enorme magnetismo  y repleto de secretos que descubrir.

Amanecer en un océano y anochecer en el otro, pasear por un ‘desierto’ en un país tropical o visitar una de las mayores obras de ingeniería del mundo, el Canal de Panamá, son solo algunos de los atractivos que ofrece el país.

A continuación, vamos a detallar los motivos, uno a uno.

1.  Hoy en el Pacífico mañana en el Caribe

Aguas cristalinas, arrecifes de coral, miles de especies submarinas o disfrutar del amanecer en el Pacífico y del ocaso en el Caribe.  El Istmo de Panamá tiene una superficie de 75.517 km2 y cientos de kilómetros de playa en la costa Pacífica y el mar Caribe.

En la Costa del Pacífico, apenas a una hora de la Ciudad de Panamá, se encuentra una serie de playas con nombres de: Punta Chame, Gorgona, Coronado, Río Mar, Santa Clara y Playa Blanca, puntos más populares para turistas y locales. Aunque aquellos que quieran alejarse un poco más de la costa, encontrarán en el Archipiélago de las Perlas un auténtico paraíso y un remanso de paz a apenas 50km de la costa.

Sin embargo, aquellos que prefieran conocer fortificaciones con historias de piratas; islas casi vírgenes habitadas por comunidades indígenas; o descubrir en Bocas del Toro, otro archipiélago paradisíaco caracterizado por su colorida arquitectura de casas de madera, amplios porches y palafitos levantados sobre el mar Caribe.

Una de las principales razones de visitar lugares místicos es por sus cuentos de terror y leyendas urbanas.

2.   Naturaleza vibrante y en estado puro

La isla de Coiba, en el Pacífico, es uno de los parques marinos más extensos del mundo, contando Panamá con el 7% del territorio con reservas naturales. Su aislamiento geográfico ha hecho que este destino se encuentre prácticamente virgen, tanto sus bosques como su fondo marino. Una jornada en la isla es un placer para los sentidos de los viajeros más aventureros.

Aquellos que quieran sorprenderse, no deben dejar de visitar el Parque Nacional de Sarigua, un área en la península de Azuero que ha experimentado un proceso de salinización que hace que tenga un aspecto desértico. Asentamiento precolombino con 11.000 años de antigüedad, hoy acoge una exótica flora y fauna de pequeños mamíferos, reptiles, anfibios y aves migratorias.

En la parte norte del país, en Chiriquí y tras  una emocionante caminata de ascenso es posible contemplar desde los 3.500 mts de altura del Volcán Barú, los dos océanos que bañan Panamá: el Atlántico y el Pacífico. En las Tierras Altas hay cafetales, campos de hortalizas y paisajes extraordinarios. El volcán Barú se encuentra dentro del Parque Nacional del mismo nombre, declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO con una biodiversidad única en el mundo por el contraste de paisajes que narran la historia de su última erupción.

A tan solo dos horas de la ciudad de Panamá se encuentra el Valle de Antón, en la provincia central de Coclé, considerado como el lugar de la eterna primavera en Panamá. Se trata de un paradisíaco lugar con un clima agradable donde los amantes del senderismo encontrarán senderos, vegetación exuberante, abundantes cascadas, y especies endémicas como las ranas doradas o los árboles cuadrados.  El Valle es el cráter de un Volcán, razón por la que en sus alrededores hay una gran cantidad de colinas y rocas volcánicas.

3.   Conexiones aéreas

Su ubicación en el continente americano ha hecho de Panamá la mayor plataforma de conectividad aérea de América con más de 60 vuelos directos a todo el continente, pero también con Europa. Iberia, Klm, Avianca, Condor, Delta, United. Hasta una decena de compañías aéreas unen España con el país Latinoamericano durante todo el año. Vuelos directos o con escalas, para todos los bolsillos.

4.    Multiculturalidad y hospitalidad

Mezcla de pueblos, Panamá es un crisol de culturas. Africanos, europeos, mestizos, mulatos y hasta siete grupos indígenas que aún mantienen su lengua y sus costumbres: los Gunas (en San Blas, Caribe), los Embera y Wounaan (Provincia de Darién), Ngobe y Bugle (en Chiriquí, Bocas del Toro y Veraguas) y los Teribes y Bokotas (Bocas del Toro). Artesanías, telas, esculturas, música y gastronomía autóctonas son la tarjeta de presentación de un país que recibe al turista con los brazos abiertos.

5.   Ciudad de Panamá

La Ciudad de Panamá, ejemplo del desarrollo que ha experimentado el país en los últimos años, ha sido catalogada por la revista The Economist como la quinta ciudad más económica del mundo, un destino de compras único repleto de tiendas en centros comerciales donde encontrar todo tipo de artículos para todos los bolsillos. A esto hay que sumarle, el desarrollo urbanístico de la ciudad, un skyline digno de admirar, una amplia oferta hotelera de lujo con representación de las principales cadenas hoteleras internacionales a orillas del Canal de Panamá, una obra de arte de la ingeniería mundial.