Orquídeas, la atracción de el valle

Visitar El Valle de Antón y no observar ninguna orquídea es imperdonable para los residentes de este turístico sector, en donde se encuentra la mayor variedad de estas plantas que se protegen en un centro de conservación que administran campesinos de El Valle, guiados por un grupo de japoneses.

Se trata de la Asociación de Productores de Orquídeas de El Valle y Cabuya (Aprovaca), que según cuenta la coordinadora, Viviana Rodríguez, fue fundada en el año 2001, con el objetivo de cuidar y conservar las orquídeas, por ello no tiene un fin lucrativo.

“Nos dedicamos a la conservación de orquídeas nativas en peligro de extinción, considerando que estas enfrentan problemas como la deforestación y recolección furtiva realizada por aquellas personas que aún no comprenden que estas especies no se pueden cortar sin un tratamiento adecuado, porque pueden perderse y se extingue la especie”, dijo.

El centro de conservación es administrado, actualmente, por residentes de El Valle y Cabuya de Antón, ellos protegen las orquídeas y luego las trasplantan al monumento Cerro Gaytal, que es un área protegida, donde está prohibido extraerla”, señaló.

Según dijo Crescencio Sánchez, otro de los integrantes de Aprovaca, la recolección furtiva de orquídeas para llevarlas a casa o venderlas en el mercado de El Valle a precios elevados es un verdadero problema, porque, a pesar de ser ilegal, se da continuamente y personas que no saben cómo extraer la orquídea, lo siguen haciendo sin importar las consecuencias para cada especie. Debido a esta problemática, está prohibido vender las orquídeas endémicas de El Valle de Antón, y solo se puede comerciar las que están autorizadas por la agrupación.

Según la señora Rodríguez, los japoneses fueron los que los impulsaron para conservar las orquídeas para luego llevarlas a Cerro Gaytal y por ello luchan por lograr la propagación de unos 100 tipos diferentes de orquídeas nativas, las que van a llevar a los bosques para que no se extingan.

En el centro de conservación de orquídeas se pueden observar desde orquídeas miniaturas hasta las más grandes, todas con una belleza incomparable, las cuales se pueden comprar a unos 20 dólares.

En este centro, un guía de turismo capacitado les da un recorrido a los visitantes por las instalaciones y les explica las clases de orquídeas que están observando y sobre todo cuáles son endémicas o únicas en El Valle y cuáles son de otros países, puntualizó Rodríguez.

Fuente: www.diaadia.com.pa